Inicio

Sentimientos versados para el universo

MUDANZA LIBERADORA

MUDANZA LIBERADORA

Por fin te he  encontrado,  que vieja estás querida!

Siempre has sido mi preferida,

mi carpeta más cómplice,

como esta pared que delimita territorios

inconfesables,

sin horizonte,

y por tanto, de endeble envergadura

donde me siento náufraga.

Empiezo a leerte y vuelan las dudas,

he encontrado el truco, ya era hora,

al fuego vas y he de quemarte

sin ni siquiera quedarme

a recoger las cenizas.

Vuelvo a la vida, hoy mismo hago la mudanza,

mis libros de poesía,

mi pelo al aire,

y una vieja sábana como petate

para envolver la esperanza.

CARPETA  PARED  ENVERGADURA  MUDANZA  SÁBANA

África Sánchez López

FAMILIA

FAMILIA

Dos almas gemelas
nacieron del viento,
y lo espontáneo de su nacimiento
fue una ofrenda
qué en prístina bandeja,
a padres excelsos
les ofreció la vida.
En su humilde vivir diario
hicieron estos padres,
de la intuición, grandeza,
de la sonrisa,
un puerto donde amarrar
soluciones
celebrando con fulgores de azucenas
su descendencia.
De la enfermedad de sus niñas
hicieron estos padres
acopio de normalidad
y cuna de fantasía,
Nada queda por decir…
salvo unirse a sus días y,
agradecer sus sonrisas.

GEMELAS BANDEJA INTUICIÓN PUERTO FANTASÍA.

África Sánchez López

MUJER EN PLENITUD

MUJER EN PLENITUD

Quiero ser y estar en plenitud
tal y como he venido al mundo,
mujer entera
repleta de luz, aún conocedora
de todo abismo,
batirme en la sororidad femenina
del instinto
estando sin tregua predispuesta
al mordisco,
que defiende el respeto necesario,
al grito,
que reclama de lo arcaico en positivo,
gotas de lluvia,
agua para borrar
un laberinto de conceptos humillantes
que debemos enterrar.
Quiero ser y estar en plenitud
erguida frente al mundo,
con mi sexo y mi vientre fecundo,
sentirme árbol del que se nutran
todos los sueños llamados imposibles,
y hacerlos realidad.

SORORIDAD MORDISCO LLUVIA LABERINTO ÁRBOL

África Sánchez López

AMOR Y MEDICINAS

AMOR Y MEDICINAS

Cuando le asedia al corazón la pena
estrechándose las venas
hasta el agotamiento,
siente el humano enfermo
la inclinación natural
a implorar misericordia,
concepto que a duras penas
se mece ya en el olvido
pues siempre es el ser compasivo
quien compasión y ternura,
derrocha en sus semejantes
en los tiempos que vivimos.
Si la biología falla,
porque lo oscuro manda
y ataca la enfermedad,
también curan los amigos
de medicina vestidos,
con muy sentidos abrazos
con entrega y compromiso.
Depende de la dolencia,
los médicos y enfermeras
cobran real sentido,
pero el amor…es siempre
la base y el contenido.

ENFERMO MISERICORDIA COMPASIÓN TERNURA COMPROMISO

África Sánchez López

SIN TÍTULO

Me he quedado huérfana de sueños,

todo lo que esperaba ya no existe,

quizás nunca existió,

puede que solo haya sido

un vivir en el exilio de mi misma

y ahora,

de regreso a la piel que me cubre,

en el entramado de músculos

ya débiles

por tanta entrega,

la desidia ajena repleta de crepúsculos

consigue que yo,

solo quiera dormir.

Áfrca sánchez López

SIN TÍTULO

Ha concluido el deseo de naufragio

por mirar con valentía

dentro de mi propio océano,

quiero regresar a esa animal alegría

con la que querían enterrarme

desnuda de toda verdad,

vestida de burda mentira.

Empieza el baile de mis huesos

con el ritmo recobrado

y aparte de los consabidos descansos

seguiré de fiesta.

África Sánchez López

SIN TÍTULO

Llega la ruina a mi memoria

y la acepto de buen grado,

les regalo,

el trofeo deseado

pues no quiero ni tengo ganas

de perpetuar una lucha desleal.

Existen muchos virus con corona

pero nada tan contagioso

como el chantaje emocional

en un mundo ciego.

Hoy, negar lo evidente

es una huida cobarde en exceso.

La memoria arruinada, una suerte.

África Sánchez López

A TI MUJER

A ti mujer, nacida
entre apetitos voraces
de índole variada,
medrada en calles perdidas
que no frecuenta nadie
más que el viento,
inicia, te lo pido, tu regreso
a esa lucha en la que vences
y renaces.

A ti mujer, vestida
de apellidos sin linaje,
cubierta de reproches y silencios,
te lo ruego,
que te importe un pimiento
la diatriba salvaje
del violento,
vuelve tu rostro al cielo
y sostén la mirada
impecable y limpia
que llevas dentro.

A ti mujer, sumida
en dolorosos instantes
de impotencia y miedo,
te lo pido,
te lo ruego,
te lo exijo,
no concedas al torpe
una sola lágrima
ni al cobarde un respiro,
grita si es preciso
donde tenga eco tu grito,
por las mujeres que sufren,
por ti misma,
por tus hijos…
que sostengan las nubes
tu tormenta eléctrica
y llueva justicia,
que sin cables ni enchufe
alguno,
nos invada la luz
porque renaces,
y tiemble el mundo,
que la luna te haga un guiño
y el sol radiante
mime tu orgullo.

África Sánchez López


			

SIN TÍTULO

¿ Dónde nace la tiranía?
¿entre la maldad y el tedio
o es fruto de la manía?
Y ese pero…
en el te quiero?

Mucho más yo te querría
pero está mi libertad,
hasta ésta linea te quiero
no puedo quererte más,
que si de verdad me entrego
pierdo mi libertad!

Es de egoístas o de tiranos
tal frase?
Debe ser así la vida
y yo aún sin enterarme,
me voy a dormir, es muy tarde.

                                            África Sánchez López

MAÑANA SERÁ OTRO DÍA

Había pensado colmar

de ternura tu pecho,

vaciando de sombras

tu exceso de prudencia,

y creyéndome capaz

de aportar más libertad

a tus enredos,

solo pude encontrar

a pesar de los años,

de mí misma, la locura,

y en tu mirada, silencio.

En zozobras de incompleta dicha,

tenemos momentos y risas,

yo, en la locura encontrada

mucha angustia contenida.

Tú, no lo sabes…

Mañana será otro día.

África Sánchez López

 

NÁUFRAGA

De tanto sentir la vida
bebiendo tormentas de estío
en un mar de caracolas,
subida,
en el navío de tus brazos,
he terminado, naufraga de mi entrega,
quebrando el pulso
de mi propio sostenimiento
para caer en el vacío.
Y a pesar de todo
sostengo mi mirada en el recuerdo
de la desnudez de tu cuerpo,
dando luz al aplomo
de volverte a soñar
en una plácida tarde,
lamiendo huellas del pasado
que yo misma dibujé en tus huesos.
No soporto bien la soledad
de este naufragio,
pero, esperaré mirando al horizonte
la fina arboladura de un velero
en la mirada azul de tus ojos,
si mi nombre ondea
en el pujamen de las velas
o se sostiene en el grátil del foque
no habrá tormenta que retenga
la aventura de sentirme una sirena
en un mar de caracolas.

                                             África Sánchez López

SÓLO APLAUDO,( a las ocho.)

Me estremecen las pérdidas ajenas
aún de aquellos que en la lejanía
son simples estadísticas,
a todos los siento familia
hasta el punto de renacer en mí
un sentimiento trabajosamente olvidado
llamado culpa,
las ausencias con disfraz de muerte
inexplicablemente inevitables
por injustas,
se vuelven en mi carne
arroyos de dolor,
sequedad en mi boca,
pensar que se van sin un adiós
duele mucho más en la memoria.
Se niega el corazón a lo imposible,
a todo lo que llaman
lucha vana, y grito,
para sacudirme el miedo
de las entrañas
con un desesperado basta ya,
déjenme abrir la ventana
y reventar el dolor en los aplausos.
Ese sentimiento trabajosamente olvidado
de la culpa, me hace daño,
pues siento que no es suficiente
armarme de obediencia
y quedarme en casa,
con las despedidas guardadas.
Sin embargo, me encierro
sin encerrar los besos, ni los abrazos,
con cada nombre una espera,
haciéndole un guiño al cielo,
nombres que no conozco y me parecen hermanos,
sobrevuelan en mi ayuda
todos los voluntarios,
vuelvo a encerrarme dentro
y a las ocho, al balcón,
salgo y aplaudo.
Eso, es todo lo que hago.

                                              África Sánchez López

es_ESSpanish
es_ESSpanish