Inicio

Sentimientos versados para el universo

ERAMOS DIFERENTES

ERAMOS DIFERENTES

Era el deseo incontrolado

quién conseguía aunar

nuestra lucha,

vomitábamos amor

por los costados

despreciando el esfuerzo que otros,

hacían por separarnos,

tu mirada en mis labios,

mis labios en tu cuello,

mis piernas entrelazando tu vientre,

tú palpitando tan…fuerte,

éramos una tripulación a la deriva

para algunos,

solas, nosotras dos, nos sentíamos

todo un colectivo exigiendo

cambiar principios de vida,

dos premisas nos protegían,

el sufrimiento de años

y el amor que nos unía.

Hoy tu sonrisa, la mía,

hoy, la protección merecida,

hoy, los primeros pasos

de una lucha tuya, mía

que a otras regalamos.

AUNAR  ESFUERZO  TRIPULACIÓN  COLECTIVO  PROTECCIÓN

África Sánchez López

TE HAS IDO

Te has ido…
Cada noche fabrico
una esperanza
y mil sueños corren
por mis venas,
baño mis poemas
con un buen vino
y alzo el vaso con un arte
digno de poeta,
actúo como ya fuera
cuanto pretendo ser,
me río, con generosidad extrema
del camino que me falta por hacer,
escojo la compañía soñada,
cada noche la renuevo,
sueño,
brindo de nuevo,
y lleno, de compañerismo ciego
poemas sin terminar,
cada noche un verso más,
cada noche un beso menos,
tú, te has ido,
ya no volverás.
Sueño tus besos.
Bebo mis sueños.

VINO ARTE GENEROSIDAD COMPAÑÍA COMPAÑERISMO

África Sánchez López

HUIR…nunca

A todo aquello de lo que huimos
le dotamos de ausencia,
cubrimos de vacío el presente inmediato
pero todo nos persigue
en las noches de silencio,
donde la huida misma nos retiene.
No podemos ser nosotros
en la raíz de un extraño,
ni regalarnos sueños
con el corazón en barbecho,
no podemos mirarnos
cuando está el rencor presente,
ni forzar la presencia
si no queremos mirarnos.
Es mejor dejar que se adhiera el dolor
a los cristales sucios
y limpiemos a conciencia las esquinas,
que no queden restos
de los rostros que dañamos
ni los nuestros,
heridos, ya sin vida…
No hay camino que nos lleve
a una salida cuando huimos,
nos libera aquello
que nos enfrenta y enfrentamos
con dolor y valentía.
El dolor lo mece el tiempo
y en ese vaivén se olvida,
se cura,
pero el ser valiente,
te engrandece, perdura.

África Sánchez López

HOY CABALGO LIBRE

HOY CABALGO LIBRE

Has querido cerrar mi horizonte,
como vigilante dragón
de verde hálito
quemabas mi mundo de sueños,
cercenabas mis ruegos
con la indiferencia,
penetrabas en mi alma
ávida de tus besos,
con el oxidado filo de tu espada,
no te ha servido de nada,
muerto mi amor por ti
he recuperado la vida,
le he puesto casco al cerebro
y he empezado a cabalgar
a trote corto,
curándome las heridas con el viento.
He salido del encierro,
de tu castillo mental,
mi corcel es un caballo
que galopa en libertad.
Ahora me siento
mujer libre,
no princesa encarcelada.

DRAGÓN ESPADA CASCO CASTILLO CABALLO
África Sánchez López

SILENCIO ENFERMIZO

Vas a los raíles arrancando
la distancia,
eres ese tren donde el
orgullo escapa
vestido de dignidad.
Con el desdén que te
caracteriza
armas la defensa
innecesaria,
por todo te sientes atacada,
toda palabra
se te antoja ofensiva,
absurda, frívola, vacía…
ligereza excesiva,
y, en ese sufrido caminar
donde quisieras dejar
tu carga,
acumulas huellas de dolor.
Se hará enfermedad tu silencio
en ese norte boreal frío
en el que la libertad se congela
sin una ráfaga de estío.

TREN ORGULLO LIGEREZA CAMINAR BOREAL

África Sánchez López

TE DIJE ADIÓS

Nunca estaba tu boca
pendiente de la apertura
de mis labios,
ni tu mirada atenta
a la dilatación de mi pupila,
tu proceder ha sido siempre
correcto y educado,
me has vestido de encajes el alma,
el corazón adornado
de joyas con brillo falso,
has pintado un hogar
ideal para la galería,
hemos copulado
como capitán y soldado
sin habernos besado.
Con un rotulador de plata
en un extremo,
me escribías la hora
de volver a casa,
siempre me querías
con el collar de perlas
ahogando mi garganta,
pero, una noche de luna llena,
te dije adiós.

PENDIENTE PUPILA ROTULADOR COLLAR LUNA

África Sánchez López

QUE MARAVILLA DE VIDA

Se desvanecen tus sueños
entre las líneas de esa novela
que nunca escribes,
solo hay silencio
en ese concierto
al que nunca vas.
Los amigos se cansan
de tus lamentos,
pero no te fallan,
siempre están
en ese paseo nocturno
al que a veces no acudes,
al que a veces no vas.
No puedo verte así,
vuelvo a ti, firme, decidida,
puedo dar vivas a tus errores
pero te exijo alegría.
A ti te gusta el chocolate,
a mí la vainilla,
imagina con estos dos sabores
que maravilla de vida.

NOVELA CONCIERTO AMIGOS PASEO CHOCOLATE.

África  Sánchez  López

SERÁS MI AMIGO, VIVIRÁS CONMIGO

Empiezo por la comida,
tiemblas, tienes frío,
puede que muevas el rabo
al olor de mi cocido.

Sin dudarlo ya me lanzo
voy directa a la cocina,
no tengo un solo garbanzo,
que penita! que ruina!

Me siento una papanatas,
cómica mi sonrisa,
si no es con la comida,
¿ con qué consigo mi baza?

Me gruñe constantemente
con miedo, desconfianza,
ventolera de ladridos
siento en su mirada.

Con un trocito de pan
y vocecilla melosa,
consigo acercarme más
y sentirle ya mi amigo.

Déjame acariciarte
te quise solo con verte,
y vivirás conmigo.

GARBANZO PAPANATAS CÓMICA VENTOLERA MELOSA

África Sánchez López

MADRE RARA, MUJER LOCA

 

Acaso habéis interrumpido
mis pasos
aun viendo que me tambaleaba?
Habéis puesto vuestros dedos
al alcance de mis manos?
Yo sé por vuestras miradas
que al alcohol echáis la culpa
o tal vez a la locura
porque en versos me bañaba,
es la loca,
es la rara,
la que escribe poesía
que a las estrellas declama
siempre a la luz de la luna,
es la loca,
es la rara,
la que escribe poesía
y en muchos versos reclama
cierta justicia divina.

Soy la loca ciertamente
y no es mi locura vana,
tengo la garganta seca,
llenos mis ojos de lágrimas,
mis vaivenes en la arena
no son de alcohol
que no bebo,
son de dolor,
un gran dolor en el alma
y aunque no quiero morirme,
a diario me sigue la muerte,
traicionera y mala.
Soy la loca,
soy la rara,
la que juega con los niños,
la que justicia reclama,
la que baila al anochecer
y se acuesta al alba,
la que tanto se equivoca
según dicen vuestras bocas
la que ríe los silencios
de vuestra indiferencia falsa.

No me detengáis,
si ya no lo habéis hecho
dejadme que caiga,
he de levantarme sola,
estoy muy acostumbrada,
con la locura en mi cara,
con la fuerza en mi pecho,
con ese encuentro que tengo
conmigo misma y mi cuerpo,
cuerpo arrugado por fuera,
por dentro lleno de sueños,
soy la loca
soy la rara,
con pétalos en los labios,
con el dolor en las bragas,
la loca,
la rara
la que no habéis detenido,
viendo como me precipitaba
al abismo de la nada.
Dejadme ahora,
pensad mejor que estoy borracha,
apartaros del camino,
cuanto más libre lo encuentre
más sonoras serán
mis carcajadas.

Habéis acaso pensado
que podría estar enferma?
Que, el crudo invierno
ha podido
jugarme una mala pasada?
Serían demasiado honestos
tan piadosos pensamientos,
si yo notara tal hecho
habría brillo en mis ojos
habría luz en mi cara,
si solo por una vez,
vuestros dedos me tocaran.
Ya no lo hagáis, es tarde,
soy la loca,
soy la rara,
vuestros hijos sí me buscan
ellos sienten lo que hacen
pues saben leer mi alma,
todos buscan mis juegos,
escuchan mis cantos,
siguen a la fuente,
todos, mis tambaleantes pasos,
y mirándome a los ojos
llenan conmigo
sus cántaros de agua,
ellos, conocen mi dolor
en su nostalgia,
eran mis hijos sus buenos amigos
y ahora no están, nos faltan.

A esta mujer loca,
a esta mujer rara,
que camina herida,
triste y consternada,
solo los niños la sienten
y los nombres de mis hijos
son en su boca, voz blanca.
La vida se va escurriendo
de estas manos con llagas
de golpes que por las noches
me doy con el firmamento,
esos gritos que escucháis
de la loca,
de la rara,
son los nombres de mis hijos,
es el miedo, es el espanto,
de no haber sabido evitar
en su crecimiento sano
la injusticia de los hombres,
su indiferencia y maltrato,
la cobardía silente,
el mirar para otro lado.
Solo vuestros niños saben
ese añorar al ausente,
nada dicen pero vienen
siempre conmigo a la fuente,
mis pasos tambaleantes
de corazón lo agradecen.
Saben los niños muy bien
como sufro, aunque sonría
aún así, yo comparto su alegría
y siempre juego con ellos
hay tanto amor en su gesto!
La vida se va escurriendo,
se me escapa con el llanto,
la muerte siempre me acecha
al verme tambaleando.

Pero,
Esta mujer loca,
esta madre rara,
quiere seguir viviendo,
en un susurro el dolor
me dice con blando abrazo,
reclama tú la justicia,
cumple con tu quebranto,
que tus hijos en el cielo
juntos te esperan cantando.
Yo sé por vuestras miradas
que soy la loca,
la rara,
soy la loca ciertamente
que vivo por no morir
antes de no cumplir
una promesa dada,
que se pudran entre rejas
por la inocencia robada
esas las manos asesinas
de mis hijos y mi alma.

He de irme loca
viviendo rara,
tambaleante a la tumba
me han de llevar mis canas,
pero yo sé que me iré
con una sonrisa en mi cara,
y los nombres de mis hijos,
sus amigos, en mi marcha,
serán cometas al aire
al fin llegará la calma.
Descansará ya la loca,
esa mujer tan rara.

África Sánchez López

EL SILENCIO, LA DUDA

EL SILENCIO, LA DUDA

Silencio se me exige

ante la duda

y la piedad aparece

compasiva,

no sé si a los demás

la incertidumbre les molesta,

a mí me destruye

sin que la comprensión

acierte a encontrar su sitio.

El silencio sigue,

nadie escucha,

nadie habla,

mi atención persiste

buscando una respuesta

pero el silencio gana.

Consigo respirar,

aún queda una batalla,

la del adiós definitivo

al despertar el alba.

No quiero más dudas

en el lecho

de nuestras miradas,

no más dudas

donde tendría que,

mecerse la confianza.

PIEDAD  COMPRENSIÓN  ESCUCHA  ATENCIÓN  RESPIRAR.

África Sánchez López

LA EFIGIE VERDADERA

LA EFIGIE VERDADERA

La verdadera efigie
de mi persona
traspasa miradas curiosas,
es la salud en mi risa,
la macarena dicha
de mi vivir diario,
es un cuadro de gloria
cuando el desamparo
de un disgusto,
lo transformo en aprendizaje
y río, disfruto,
de la frustración y pillaje
de quien ha intentado
hacerme daño.
Sí, guarda mi efigie
un potencial malvado
en el que apoyo mi suerte
que no mis acciones,
aunque nunca descarto
actuar con descaro
en la sombra,
y, a escondidas,
abrir ventanas
a miradas curiosas
irradiando colores
con la luz de mis ojos,
tanta, como dos soles.

SALUD MACARENA GLORIA RÍO SOLES

África Sánchez López

NIÑOS ALMA, TAN BELLOS!

NIÑOS ALMA, TAN BELLOS!!

Con la luz de sus miradas,
la alegría de sus cánticos,
mi cárcel se desmorona,
y mis quejas sin sentido,
cambian cuando les miro,
la educación que reciben
con lo justo y lo divino,
esa igualdad en sus risas
sus bailes, sus movimientos,
la esperanza en sus silencios,
esa mano que me piden
para darme mucho más
de lo que de mí reciben,
esta semana en Tanzania,
me ha hecho al fin libre.
Asante por vuestros besos,
Asante por recibirme,
Asante por la enseñanza
que dais con vuestro ejemplo
niños alma,
bellos, bellos, tan bellos…

ALEGRÍA EDUCACIÓN IGUALDAD TANZANIA ASANTE

África Sánchez López

es_ESSpanish
es_ESSpanish