Autor: africasanchez

NAVEGAR EN TU SANGRE

Yo sé que tu sangre es navegable, lo sé porque lo he sentido, porque han remado mis brazos con la fuerza inexplicable del capricho, con el ímpetu del deseo de ser barco en tu interior, navegar en ti con brío, propio de la pasión de los que amamos libremente porque sencillamente nos nace, nos apetece. Yo sé, que en la espesura de tus venas donde me sostengo apenas, se fraguan caricias y besos todos, todos llenos de generoso alimento que recorre alegremente la geografía de tu cuerpo, dejando un poso de tranquilidad y sosiego. es, en esa paz donde me duermo justo en la yema de tus dedos justo en el roce de tus labios donde empiezan mis sueños. Por eso, sólo y sencillamente por eso, ya nada temo ni permito que los miedos bailen al son de la duda en la cresta hecha espuma del mar abierto en el que la traición ha naufragado, donde ha germinado la envidia,…

Una Fortuna

Fortuna la del poeta que camina con los bolsillos llenos de vocablos, aunque haya vagado a rastras por las calles, prestados los andares. Fortuna, la del poeta que alberga, la magia del verso en la mirada, con el botín de miles de poemas ardiéndole en el alma. La palabra, el verso… habla poeta, habla, escribe, declama, crea…regala… África Sánchez López

EL DÍA DE SU MARCHA

No saben de mi muerte  y me siguen hablando, agradezco su generosa perseverancia sin tratar por ello de acortar distancias. En este amanecer oscuro que atraviesa muros de disfrazada empatía, ha dejado la vida de enviarme guiños de luz. No saben de mi muerte y me siguen sonriendo, yo escondo el dolor donde el oxigeno me falta, aferrándome al sueño de una resurrección, en una casa que dejó de ser hogar, el día de su marcha.

ABRE LOS OJOS

Abre los ojos criatura que va despuntando el día, y en este nuevo amanecer te esperan dos mil sonrisas. Abre los ojos que llaman, a la puerta tus abuelos y como regalo te traen, su corazón y mil besos. Abre los ojos mi niña, esos ojos, tus luceros ¡¡ que una libélula baila mil danzas en el alfeizar, de la ventana del cielo. Abre los ojos. Alegría ¡¡ la que me das cuando llego, y el azul de tu mirada se torna aire y frescura, se vuelve paz y sosiego. Abre los ojos que vengo a traerte un mar de abrazos, a refrescarte la cara con agua de arroyo nuevo, por ser hoy,  tu cumpleaños.

es_ESSpanish
es_ESSpanish