Categoría: poemas cinco palabras

BAILANDO CON MIS NEURONAS

Y faltando en el cosmos de tu abismo un atisbo de luz, quise ser luciérnaga en la proyección de tu sombra y darte vida, no era cosa sencilla extraer de tu ADN un soplo de alegría. Quise bailar contigo, embriagar de música tu corazón para, en ese tornasol de tus latidos, sacar ondulaciones de esperanzador brillo, no pude con tu mirada, aunque por momentos el calor de tus manos me engañara, tus lágrimas me enternecieran, me he sentido objeto de tu egoísmo. Hoy soy yo quien necesita bailar con mis neuronas y mi serotonina para al menos, sentirme viva. COSMOS  LUCIÉRNAGA  ADN  TORNASOL  SEROTONINA África Sánchez López

DESPEDÍDA

Sonríe, Y en los posos del café la soledad acechando, los mismos posos de ayer, la misma taza, el mismo plato, en la mirada, cansancio y a pesar de todo, ternura, me tiende sus manos, que belleza la suya! la misma que en mi dura infancia me ayudó a ser libre, a crecer con esperanza en una libertad reivindicativa, la que contenían sus palabras. La misma taza, el mismo plato, los mismos ojos sonriendo en mi crecimiento raro, hoy, que no puede reconocerme mis lágrimas, no encuentran amparo, sonríe y me dice: hija mía, me llama la muerte. Sonríe. CAFÉ INFANCIA LIBERTAD CRECIMIENTO MUERTE África Sánchez López

SENCILLAMENTE, VIVIR

Cantar en la negrura de la noche ahuyentando el miedo, tocar mi propio cuerpo buscando presencias en la ausencia del tiempo, estudiar caminos de fuego en un alba helada como si los milagros, todos, estuviesen a mi alcance y conseguir jugar a los mil juegos de una infancia que, aunque no fue fácil, no dejo de añorar. Y así, contra los reveses de la vida, soñar, creer en mis sueños, en su belleza, y seguir hasta embriagarme de la alegría de saberme viva, de sentirme llena. Sencillamente vivir con la aprendido, de una forma más sencilla, más plena. CANTAR TOCAR ESTUDIAR JUGAR ALEGRÍA África Sánchez López

HERMANOS QUE NO CONSIGUEN LLEGAR

Arrastran rayos de sol escondidos en las venas con los vientres infectados de opaca incertidumbre, el mar, será de muchos su húmeda tumba, cuerpos abrazados arañan nuestra conciencia, airean nuestra culpa pero solo unos instantes… se nos cierra la boca de forma intermitente en un colosal silencio repugnante que disfrazamos de imposible ayuda. Llega la noche para el descanso exculpatorio, y un amanecer marino de blanca espuma, juega con restos humanos donde yace la ilusión, acompañada de una luna, cómplice de nuestra indiferencia, algunos llegarán a sonreírnos, esa, será su victoria, testimonio de nuestra miseria. SOL INCERTIDUMBRE COLOSAL LUNA VICTORIA África Sánchez López

EL PODER NOS MANIPULA

EL PODER NOS MANIPULA Siento la tristeza agazapada entre montones de arena que llevo escondida en mis bolsillos, se enfrentan los pueblos, se vuelve negra la morriña escudriñando en la vereda de un pasado enloquecido, por instantes siento al infinito volverse un crudo presente en el que la historia se repite, ácido, vinagre y salitre en la oscura manipulación de aquellos que procuran salvaguardar su locura siempre peligrosa, una vez en el poder ya nada importa, que se maten los humildes, no sirven para otra cosa. Siento la tristeza agazapada en mis entrañas, se enfrentan de nuevo los pueblos, solo el poder se salva. ARENA MORRIÑA VEREDA INFINITO SALITRE África Sánchez López

COMPETICIÓN SOLIDARIA

Encerraba en mis entrañas una convulsión incontenible las causas que motivaron organizar el campeonato, eran un  solidario alegato a la vida, empuñaba la raqueta con renovada alegría, con ilusión reconfortante recordaba, la petición infantil en el ordenador, que palabras desde el alma! que alegría y que dolor! Un oso al tenis jugaba en tierna competición, si la pelota iba fuera jovialmente preguntaba: ¿ Quieres jugar conmigo? yo me llamo curación, si somos muchos  compitiendo más fuerte será el amor para que nadie se muera eso me dice el doctor, parece que el tratamiento es que , cuantos más, mejor. RAQUETA  ORDENADOR  OSO  TENIS  FUERA África  Sánchez  López

LA NUEVE, La Liberación

Negaron los franceses su propio asombro ante la hazaña de un humilde teniente, lo hicieron en compañía de un silencio culpable teñido de sangre, amparados, en un alba, promesa de luz y esperanza. Al mando de “ La Nueve” la libertad cobró vida, la soledad del olvido no consiguió el exterminio de la alegría recién nacida, llegaba la paz a las entrañas y ya no se teñían de rojo calles ni pupilas de tanta lágrima vertida. Granell el teniente, su apellido, Amado por nombre tenía, la libertad su silencio el silencio, nuestro orgullo y regocijo. ASOMBRO COMPAÑÍA SOLEDAD ALEGRÍA ROJO África Sánchez López

TODO ES SOMBRA

Cuando entornas las pestañas todo es sombra, sustraes entera toda mi luz, solo penumbra en tu mirada, perciben mis ojos hambrientos de palabras, tu indiferencia es un despertador de sentimientos encontrados a los que opongo resistencia y mi vida vaga a diario en un laberinto agónico, donde yace la confianza sin salir a flote, quiero alejarme y no puedo, todo es sombra, me pierdo. Si por un instante creo divisar un átomo brillante solo tengo que mirarte, y, la mirada en penumbra con que me acechas, me baja a los infiernos. Único brillo incandescente, fuego eterno. Así me siento, muriendo. Luz  Despertador  Resistencia  Vida  Confianza África Sánchez López

LARGO DUELO

Lloraba tu ausencia teniéndote cerca, el muro de tus silencios me sumía en soledad, cuando mis pasos sin rumbo entre el maíz terminaban, soñaba con cocinar una arepa de ilusiones caliente a tu paladar, tu torpeza para el baile arrancaba mi sonrisa, que pena, con tus enfados exterminabas mi dicha, no te gustaba el vals, ni el bolero pero yo seguía pensando poner alas a tu cuerpo para volar muy alto tanto como el vencejo, sí, y copular en vuelo. Sueño, todo es sueño, tu silencio una excusa, la débil anacrusa de tus sonidos cercena mi ritmo prolonga mi duelo. AREPA  VALS  VENCEJO  SI  ANACRUSA África Sánchez López

RECORDAR

De locura y fuego fueron los instantes vividos, instantes consagrados a lo eterno. Todavía siento la desmedida  pasión que nos bañaba el pensamiento, ese ademán de orgullo en la altivez de nuestros cuerpos, al dejarnos llevar por el instinto. Obligada estoy a recordar solo esos momentos, no hubo más satisfacción aparte del rechazo y el silencio, solo sombras acumuladas en lucha por el olvido. Si alguna vez, se acercaba la luz a mi ombligo, otro golpe certero, fino, sorprendía mi lecho colmado de lirios, volvías en negro a cerrar mi camino. Hoy solo soy, hoja suelta en cementerio. FUEGO  ORGULLO  SATISFACCIÓN  TREMENDO  HOJA África Sánchez López

es_ESSpanish
es_ESSpanish