Categoría: mis poemas

TENGO MIEDO

Tengo miedo de que la ira rompa las barreras de la prudencia, que tanta insistencia en mis muchos defectos, manden al exilio mi paciencia, miedo de que tanto cuidado en no herirte, tanto cuidado en la curación de todas las heridas con las que tu desconfiada mente litiga, se convierta en huida y consabida oscuridad, ciénaga donde por mucho que luches se vaya hundiendo mi cuerpo cavando su propia tumba, en un improvisado cementerio repleto de cobardía. Tengo miedo de que la ira no soporte la idea misma de morir así estando viva si por vida se entiende comer o respirar o seguir con la costumbre de callar, tengo miedo de explotar por dentro, morir por dentro, miedo de mi silencio y de mi falta de luz. Tengo miedo de las sombras. Tengo miedo. África Sánchez López

HUIR…nunca

A todo aquello de lo que huimos le dotamos de ausencia, cubrimos de vacío el presente inmediato pero todo nos persigue en las noches de silencio, donde la huida misma nos retiene. No podemos ser nosotros en la raíz de un extraño, ni regalarnos sueños con el corazón en barbecho, no podemos mirarnos cuando está el rencor presente, ni forzar la presencia si no queremos mirarnos. Es mejor dejar que se adhiera el dolor a los cristales sucios y limpiemos a conciencia las esquinas, que no queden restos de los rostros que dañamos ni los nuestros, heridos, ya sin vida… No hay camino que nos lleve a una salida cuando huimos, nos libera aquello que nos enfrenta y enfrentamos con dolor y valentía. El dolor lo mece el tiempo y en ese vaivén se olvida, se cura, pero el ser valiente, te engrandece, perdura. África Sánchez López

LA VIDA, UN REGALO

Si el breve curso de la vida donde la tierra se remueve  para abrazarnos, (cuando la muerte pretende  enterrar cuanto soñamos,) nos regala apenas un segundo más, sigamos la corriente de los sueños, que suba la marea en nuestras bocas como se cubren de agua los manglares. Ese brevedad en nuestra vida es en sí misma un sueño, un duelo, un reto, un viaje virtual en el mundo del anhelo.   África Sánchez

PENSAR EN SOMBRAS

No es difícil pensar en sombras cuando preñadas de efervescencia con sentimiento de soledad impuesta, cercamos las orillas del vértigo con el miedo y la duda, la incertidumbre y el verso cabalgando dinteles de endebles estructuras. Pero con arte siempre, con casas convertidas en poemas, con dedos de fiesta y miradas de pueblo que hablan de vida, placer y siestas, abrazos regalo… el dolor ya no es tanto, el verso es mas verso, lo que dolía no duele, y el sentirte más llena  en un acto tan breve ( el abrazo) te aleja de las sombras y te hace más fuerte.                                                                                         África Sánchez

AMARGA REALIDAD

En la ilimitada insaciabilidad y continuo anhelo, mis dedos, tus dedos, da igual, dejan huellas anudadas de gemidos placenteros en el sensual atavío, de nuestra desnudez baldía, y , la sequedad terca de tus labios fríos hacen que pierdan mis pechos la vida que, en otro tiempo nos dio, amarnos en libertad. Que  amarga  realidad ! África Sánchez López

ESPÉRAME DIGNIDAD

Me querías fiel pero no libre atándome al tener, cuando yo sólo, ser, quería, precisos dibujabas mis contornos para borrarme y no ser vista por otros, que no fueran tus ojos. Iba pasando la vida con el duelo en mi mirada y en la palma de mis manos huellas de desesperanza. Me hablabas lento y temible perdonando mi extravío, perdonándome la vida, la culpa, haciendo mella en mi rostro provocaba tu sonrisa y eras, entero, la dicha y el gozo. Iban pasando los días, y la muerte agazapada entre mi piel y mis uñas, esperaba con  su guadaña. Y de pronto, sucedió, llegó, vino… la vida, la libertad, el estallido, la rebelión del más débil, la negación del suicidio, Quiero vivir y no quiero que sea contigo, quiero soñar y no puedo con tus gritos, quiero reír y sólo llorar consigo, Basta!!!!! La vida me está llamando, Voy, voy dignidad, Espérame, me voy contigo. África Sánchez López

SILENCIO

A veces es desde mi silencio más profundo donde inicio el regreso a ti, donde la vida me tutea y entre carcajadas de júbilo en la pleamar de las mareas, espuma de tormentas ya calmadas, recuperan la palabra y, pronuncio tu nombre. África Sánchez López

ME PREGUNTO

Me pregunto si siguen tus pies bailando, si tu cuerpo busca en el ritmo la caricia del abrazo, al son cadencioso, ligero, de las baladas. Se preguntan mis labios por tus besos, los hiero con fiereza, al apretar mis dientes en su carne doliente, labios agrietados, tristes, secos por no poder tocarte; la única humedad que los alivia, son acaso las lágrimas, que los ojos les regalan al pensarte. Me pregunto… Me pregunto… toda yo vivo en la duda. no paro de preguntarme. África Sánchez López

TÚ, NO HAS QUERIDO

Quise aprender a volar en la infinitud de tus formas, donde el calor de tu mirada y el fuego de mi deseo se hizo poema. Quise llegar al mar en los ríos de tu aroma, subirme en la barca de tu espalda y en un naufragar de besos, varar en la arena. Quise abrazar y abrazarme a tus sueños y mi zozobra, perderme en ti cada mañana, robar tu nombre al silencio y esconderlo en mis venas. Quise adorarte y orar, hacerte un altar cual diosa en la espuma de las olas, cumbre de mi tormento donde nunca me esperas. Quise, pero tú no has querido, la blanca prisión en la que vives, me ha hecho naufragar, sólo instantes de pasión me has concedido, quise volar quise llegar al mar, quise adorarte y orar, quise darte libertad, quise, pero tú no has querido, y ahora me devoran , tu resignación y mi delirio. Quise para ti, la luz, Y tú…

CUANDO DUELE EL ALMA

Cuando el dolor del alma se siente más que, el crujir de los huesos partidos a golpes, más que el quebrantado color que reviste  la piel de verde y morado. Cuando el dolor del alma supera ese ardor latente en los labios por la sangre seca, caliente aún el golpe, los mordiscos recientes… las uñas negras de arrastrar tu desnudez hasta la cobarde esquina donde los cobardes se creen valientes. Cuando prefieres la muerte con el alma tan herida que crees que solo existe la paz en una tumba, que cuando respiras tu propio aliento es basura, que no puedes con tanta culpa sin ser culpable, con tanta sombra sin margen, no son las extremidades las que te sostienen ni circula por tus venas sangre roja, es desprecio lo que puede erguir tu cuerpo para decirle al espejo, donde de verdad te duele, y no puedes, no puedes, no se señala el alma pero duele, no hay lágrimas que consuelen…

es_ESSpanish
es_ESSpanish