Inicio

Sentimientos versados para el universo

SENTIMIENTOS CONTRADICTORIOS

Es en ese misterio
de tu esquiva mirada
donde mi parte más salvaje
crece y se desarrolla
hasta el extremo
de quererte y odiarte
al mismo tiempo.
Al reconocerlo,
la respiración se atenúa,
mi puntual bradipnea
consigue un corazón templado
que dominando la lujuria
de desearte tanto,
mece deseo y rechazo
con la misma cobardía
con la que el resto del mundo
acepta y rechaza
olas de inmigración.
Somos todos
pura contradicción.

MISTERIO SALVAJE EXTREMO TEMPLADO INMIGRACIÓN.

África Sánchez López

ESCONDIDA

Sumergida en la duda
con una infinita espiral
de palabras que no puedo
pronunciar,
resbalo hacia el abismo
sin consuelo,
sin aliento,
sin una brizna de aire que,
aunque caliente llegara
a mis pulmones, al menos,
me ayudaría a despegar.
Sumergida en el daño,
con un punzón oxidado
oscurezco mis arterias,
en el espejo,
llora una calavera,
mancho de cacao
mi cara entera…
no quiero que me vean,
el alma navegar a la deriva
ni del corazón las penas.

DUDA ESPIRAL BRIZNA PUNZÓN CACAO

África Sánchez López

BAILANDO CON MIS NEURONAS

Y faltando en el cosmos
de tu abismo
un atisbo de luz,
quise ser luciérnaga
en la proyección de tu sombra
y darte vida,
no era cosa sencilla
extraer de tu ADN
un soplo de alegría.

Quise bailar contigo,
embriagar de música tu corazón
para, en ese tornasol
de tus latidos,
sacar ondulaciones
de esperanzador brillo,
no pude con tu mirada,
aunque por momentos
el calor de tus manos me engañara,
tus lágrimas me enternecieran,
me he sentido
objeto de tu egoísmo.

Hoy soy yo quien necesita
bailar con mis neuronas
y mi serotonina
para al menos,
sentirme viva.

COSMOS  LUCIÉRNAGA  ADN  TORNASOL  SEROTONINA

África Sánchez López

QUE HACER?

Qué hacer con ese miedo que araña
tus entrañas?
Con ese dolor que quieres expulsar de ti,
arrancarlo de la profundidad de tu sentir,
regalarlo a la creatividad
por la extrema necesidad
de sobrevivir.
¿Qué hacer con ese miedo a respirar?
Esa falta de aire, esa vida apagada
doliendo en tus manos, acortando tus pasos,
sabiéndote loca en los pensamientos
de aquellos que amamos?
¿Qué hacer con lo oscuro cuando te arrebatan
la luz de tu mirada?
Cuando de locura hablan
quienes leen tus versos envueltos en almas
que acunan sus besos en huellas falsas.
¿Qué perdón haría falta
para sentir la caricia al abrir la ventana?
Qué palabras sin cárcel
Qué hematomas sin dolor en las
extremidades paralizadas, de miedo,
de traición…
¿Qué hacer con las entrañas y sus miedos
de locura diagnosticadas…?
¿Qué hacer?
Morir acaso…de locura…al alba.

SOBRAN LAS PALABRAS

Cuando el aliento de nuestras obscenidades

se vuelve ternura,

empiezan a nacer,

más allá de donde nuestras pieles se funden

los “ te quiero” más obvios,

habla el silencio de la carne,

dialogan los gemidos en su gozo

sobrando las palabras,

las luces y las sombras

de la entornada ventana

en la que se refleja tu espalda

me estremece, me baña

en estertor agradecido

y  sobran las palabras.

De amor absorta

resucito en tu mirada.

DARSE LA VUELTA

                                        En la mitad del camino

                               donde la siembra

                                           empieza a transformarse,

                                       al fin te atreves a mirar

                           entre la espesura,

                                              justo  en la mitad del camino

                                             te das la vuelta,

                                             se da la vuelta tu vida,

                                             mides valiente y fuerte

                                            la dimensión de la herida.

                                           En la mitad del camino

                                           donde arrojas la cordura

                                           muy al fondo del abismo

                                           te das la vuelta,

                                           de los sonidos por fin

                                           conoces la armonía

                                           y habitas, ya libre

                                           el cauce de la música.

                                          Notas tu piel, antes confundida

                                          soñando libertades,

                                          horadando del poema

                                          las más profundas orillas

                                          y, te das la vuelta

                                         firme, convencida,

                                         casi insolente,

                                         no para retroceder

                                         sí para volver a ti,

                                         pertenecerte.

DESPEDÍDA

Sonríe,
Y en los posos del café
la soledad acechando,
los mismos posos de ayer,
la misma taza,
el mismo plato,
en la mirada, cansancio
y a pesar de todo, ternura,
me tiende sus manos,
que belleza la suya!
la misma que en mi dura infancia
me ayudó a ser libre,
a crecer con esperanza
en una libertad reivindicativa,
la que contenían sus palabras.
La misma taza,
el mismo plato,
los mismos ojos sonriendo
en mi crecimiento raro,
hoy, que no puede reconocerme
mis lágrimas,
no encuentran amparo,
sonríe y me dice:
hija mía,
me llama la muerte.
Sonríe.

CAFÉ INFANCIA LIBERTAD CRECIMIENTO MUERTE

África Sánchez López

TENGO MIEDO

Tengo miedo de que la ira
rompa las barreras de la prudencia,
que tanta insistencia
en mis muchos defectos,
manden al exilio mi paciencia,
miedo de que tanto cuidado
en no herirte,
tanto cuidado en la curación
de todas las heridas
con las que
tu desconfiada mente litiga,
se convierta en huida
y consabida oscuridad,
ciénaga donde por mucho que luches
se vaya hundiendo mi cuerpo
cavando su propia tumba,
en un improvisado cementerio
repleto de cobardía.
Tengo miedo de que la ira
no soporte la idea misma
de morir así estando viva
si por vida se entiende
comer o respirar
o seguir con la costumbre de callar,
tengo miedo de explotar
por dentro,
morir por dentro,
miedo de mi silencio
y de mi falta de luz.
Tengo miedo de las sombras.
Tengo miedo.

África Sánchez López

SENCILLAMENTE, VIVIR

Cantar en la negrura de la noche
ahuyentando el miedo,
tocar mi propio cuerpo
buscando presencias
en la ausencia del tiempo,
estudiar caminos de fuego
en un alba helada
como si los milagros, todos,
estuviesen a mi alcance
y conseguir jugar
a los mil juegos de una infancia
que, aunque no fue fácil,
no dejo de añorar.
Y así, contra los reveses de la vida,
soñar, creer en mis sueños,
en su belleza,
y seguir hasta embriagarme
de la alegría
de saberme viva,
de sentirme llena.
Sencillamente vivir
con la aprendido, de una forma
más sencilla, más plena.

CANTAR TOCAR ESTUDIAR JUGAR ALEGRÍA

África Sánchez López

HERMANOS QUE NO CONSIGUEN LLEGAR

Arrastran rayos de sol
escondidos en las venas
con los vientres infectados
de opaca incertidumbre,
el mar, será de muchos
su húmeda tumba,
cuerpos abrazados
arañan nuestra conciencia,
airean nuestra culpa
pero solo unos instantes…
se nos cierra la boca
de forma intermitente
en un colosal silencio repugnante
que disfrazamos
de imposible ayuda.
Llega la noche para el descanso
exculpatorio,
y un amanecer marino
de blanca espuma,
juega con restos humanos
donde yace la ilusión,
acompañada de una luna,
cómplice
de nuestra indiferencia,
algunos llegarán a sonreírnos,
esa, será su victoria,
testimonio de nuestra miseria.

SOL INCERTIDUMBRE COLOSAL LUNA VICTORIA

África Sánchez López

EL PODER NOS MANIPULA

EL PODER NOS MANIPULA

Siento la tristeza agazapada
entre montones de arena
que llevo escondida en mis bolsillos,
se enfrentan los pueblos,
se vuelve negra la morriña
escudriñando en la vereda de un pasado
enloquecido,
por instantes siento al infinito
volverse un crudo presente
en el que la historia se repite,
ácido, vinagre y salitre
en la oscura manipulación
de aquellos que procuran
salvaguardar su locura
siempre peligrosa,
una vez en el poder ya nada importa,
que se maten los humildes,
no sirven para otra cosa.
Siento la tristeza agazapada
en mis entrañas,
se enfrentan de nuevo los pueblos,
solo el poder se salva.

ARENA MORRIÑA VEREDA INFINITO SALITRE

África Sánchez López

COMPETICIÓN SOLIDARIA

Encerraba en mis entrañas

una convulsión incontenible

las causas que motivaron

organizar el campeonato,

eran un  solidario alegato

a la vida,

empuñaba la raqueta

con renovada alegría,

con ilusión reconfortante

recordaba,

la petición infantil en el ordenador,

que palabras desde el alma!

que alegría y que dolor!

Un oso al tenis jugaba

en tierna competición,

si la pelota iba fuera

jovialmente preguntaba:

¿ Quieres jugar conmigo?

yo me llamo curación,

si somos muchos  compitiendo

más fuerte será el amor

para que nadie se muera

eso me dice el doctor,

parece que el tratamiento

es que , cuantos más, mejor.

RAQUETA  ORDENADOR  OSO  TENIS  FUERA

África  Sánchez  López

es_ESSpanish
es_ESSpanish